Gratinado de calabacines

¿Te apetece un plato de verduras cremoso y suave? Pues toma de estos ricos calabacines hechos al vapor con salsa bechamel, tomate frito y queso gratinado.

Receta de gratinado de calabacines

Ingredientes para preparar gratinado de calabacines

  • 2 kg. calabacines
  • Mantequilla
  • 1/2 l. leche
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • Queso rallado
  • Agua
  • Sal
  • Pimienta negra en polvo
  • Pimienta en grano

¿Cómo preparar gratinado de calabacines?

  • Comienza lavando y cortando (a lo largo) los calabacines en lonchas de aproximadamente 1 centímetro de grosor.
  • Sálalos y colócalos en una vaporera con agua fría, unos granos de pimienta, y espera que se hagan durante unos 10 minutos, dejándolos al dente. Después sácalos y colócalos en una fuente de servir apta para horno.
  • Mientras se cuecen los calabacines, haz una bechamel. Para eso, pon un par de cucharadas de mantequilla en una cazuela y lleva al fuego. Cuando esté derretida, añade la harina y rehógala hasta que esté dorada.
  • En ese momento, incorpora poco a poco la leche a la cazuela sin dejar de remover hasta que no queden grumos y tenga una textura cremosa.
  • Retira del fuego, añade el tomate frito, remueve, pon el punto de sal y añade un poco de pimienta molida.
  • Cubre los calabacines con la salsa bechamel, espolvorea con abundante queso rallado y gratina el tiempo justo para que el queso se dore.
  • Saca del horno, lleva a la mesa y disfruta de este rico gratinado de calabacín. ¡Buen provecho!
  • Foto orientativa: Javier Lastras
Nota del autor:

Para que este gratinado quede perfecto, los calabacines deben ser más bien pequeños y frescos, ya que si son grandes suelen tener la piel muy dura y semillas en el interior. Si los que tienes son de estos, habrá que pelarlos, quitarles las pipas de su interior y dejarlos cocer unos minutos más ya que si no, es probable que queden duros.

Si la bechamel te queda con grumos, no dudes meter la batidora para quitarlos.